Ir a…

Siempre al margen de la noticia

Martes, Septiembre 26, 2017

[Reseña] 13 Razones: Sentimientos encontrados


Hace poco Netflix me recomendó la serie 13 Razones (13 reason why) La sinopsis me atrajo y la añadí y he acabado de verla … y tengo sentimientos encontrados.

¿Vemos porque?

13 Razones es una serie de Netflix basada en la novela de Jay Asher con el mismo título en nuestro país (en  inglés “Thirteen Reasons Why”) y publicado por la editorial Nube de Tinta.

¿De qué va?

Si bien no he podido leer el libro (aunque si he consultado sobre un par de puntos que me resultaban dudo, si me he enganche a la serie. 7 cintas grabadas por las dos caras, nos cuentan los 13 motivos que llevaron a la estudiante Hannah Baker a suicidarse. Clay, el último, de momento, en recibir las cintas, comienza a escucharlas para saber exactamente qué es lo que sucedió, cuál es su culpa, quienes son los culpables (atentos este es un punto escabroso que comentare luego)

El proceso de escuchar las cintas con Clay, muestra al espectador una realidad oculta a simple vista y que algunos de sus compañeros quieren que así siga. Se crean así dos historias, la del suicidio de Hannah y la de Clay escuchando las cintas.

Mi opinión.

La historia así contada, podría ser del típico drama de sábado a las 3 de la tarde, pero la producción y los guionistas han hecho que una serie para adolescente, interese a un público más amplio.

La serie está dividida en las 13 caras de las 7 cintas (eso harían 14 caras, pero tendrás que ver la serie) Parece la manera natural de dividir la serie, pero obliga a alargar mucho algunos capítulos, cuya historia no da para los casi 55 minutos de cada capítulo; en otros casos los capítulos parecen quedar cortos y precipitados. Aun así la serie funciona bien y tiene buen ritmo.

La serie no tardó mucho en capturarme, el truco de las cintas funciono y me vi esperando los 5 segundos malditos de Netflix para el siguiente capítulo ya rozando la medianoche. Pero según veía la serie, algo no me encajaba en la historia, algo que me incomodaba y que no me paso al ver la segunda temporada de American Crime, que trata del mismo tema.

Cuidado con el mensaje

Importante: No soy experto en un tema tan delicado, así que antes de publicar pedí una revisión de esta reseña tan delicada y acabaron recomendándome este podcast de Madresfera, en el que hablan para todos los públicos de la serie de una manera profesional.

Me costó un tiempo e informarme un poco sobre los distintos temas que trata la serie: acoso escolar y suicidio; para poder que me incomodaba. Como resumen y poner en contexto: “la tasa de suicidio en etapa escolar, en Estados Unidos, se ha disparado y se ha demostrado que hay una estrecha relación entre ello y el  acoso escolar”.

Cuando empecé a ver la serie, las razones iniciales, que llevan a Hannah a tomar SU decisión, parecen infantiles. Lo cierto es que, según avanza la serie las razones ruedan como una bola de nieve para convertirse en una avalancha que arrastra a Hannah a SU decisión. Al finalizar, los motivos se tornan mucho mas serios y duros. En ningún momento justifico nada de lo que pasa, ni pretendo culpabilizar a la Hanna.

La serie muestra el  suicidio como  la manera efectiva de mandar un mensaje, grabando en unas viejas cintas de casete su historia y señalando a los culpables, todo muy romantico. Todo lo contrario, la manera efectiva de mandar un mensaje es sobreviviendo a lo que quieres contar. Por desgracia, la serie no muestra alternativas al suicidio y si imágenes de la propia Hannah abriéndose las muñecas en una fuerte escena final. Este es un punto muy importante: primero, se recomienda no mostrar ninguna escena explicita de suicidio, que evidentemente la serie se salta; segundo, mientras que en el libro Hannah, toma un bote de pastillas y se deja abierta la posibilidad que pueda sobrevivir, la serie de Netflix toma el camino sensacionalista para asegurarse un final impactante. Muy mal por esta parte Netflix.

 

 

Muestra el suicidio como una venganza perfecta sobre aquellos considera culpables, haciéndolos sentir responsables del suicidio, cuando es la decisión final de Hanna. La visión romántica, grabando su nota de suicidio en cintas de casete, decorándolas y estableciendo un juego perverso para escucharlas, no es realista y si muy perniciosa. Insisto, no justifico ninguno de los actos de los personajes que representan  a las 13 razones.

Por último, creo que muestra la enfermedad mental como un estereotipo, siendo bastante más complejo según los profesionales de la medicina. Os vuelvo a remitir a este podcast de Madresfera para entender el tema.

Entonces ¿es recomendable?

Por el tema que trata y como lo trata, es una serie dura. El increchendo de la trama, crea un ambiente que te obliga a verla casi del tirón, aun sabiendo su triste final.

Pero es necesario entender que es una ficción, Hannah no es real y peca, en algunos momentos, de superficial. Pero si la idea original del libro no era la de magnificar el suicidio, tal y como demuestra su final original, Hannah en el hospital y no se sabe si vivirá por la sobredosis de pastillas, sino que es denunciar el acoso escolar, queda ensombrecido por la última decisión de Hannah.

kdelamo

Ingeniero Informático. Leyendo cómics desde pequeño. Consejero friky.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

About kdelamo

Ingeniero Informático. Leyendo cómics desde pequeño. Consejero friky.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies