Ir a…

Feed RSS Feed RSS Comentarios Ivoox iTunes Spotify Facebook Instagram Twitter YouTube

12/07/2020

[Reseña] Yggdrasil Chronicles, la lucha de los dioses nórdicos


Yggdrasil Chronicles es un juego cooperativo creado por Cédric Lefebvre y con Maëva da Silva y Christine Deschamps a las ilustraciones, está publicado por Ludonaute y distribuido por Asmodee en España, obviamente en español. Es un juego para entre uno y cinco jugadores y debido a las medidas de confinamiento por la Covid-19 esta reseña está basada sólo en partidas en solitario.

El juego

Foto del tablero árbol de Yggdrasil Chronicles

El árbol de Yggdrasil en todo su esplendor

El árbol de la vida Yggdrasil está en peligro, ha comenzado el Ragnarök, la última y gloriosa batalla anhelada por los vikingos. En Yggdrasil Chronicles tomaremos el papel de los dioses nórdicos para intentar que las fuerzas del mal no destruyan el árbol que contiene los nueve mundos.

Este juego destaca sobretodo por su tablero, que es el propio árbol montado en 3D, en tres niveles diferentes en los cuales hay tres mundos por nivel. Así tenemos en el nivel inferior Iotunheim, Niflheim y Muspellheim, en el central Midgard, Svartalfheim y Nidavelir, y en el superior Asgard, Vanaheim y Alfheim, cada uno con unas características para usar a lo largo de la partida y el nivel intermedio, además, gira 360 grados para ir complicándonos los movimientos, a nosotros o a los “malos”.

Pero antes de nada lo primero que haremos, después de montar el tablero/árbol y demás preparativos, será elegir uno de los dioses disponibles, a saber: Freyr, Freyia, Frigg, Heimdall, Odin, Thor y/o Tyr, cogeremos su hoja de personaje con el lado que corresponda hacia arriba (modo fácil o modo difícil/campaña), cogeremos la miniatura (de cartón) de nuestro Dios que colocaremos en Asgard, un dado de Dios, nuestro mazo de 6 cartas de enemigo y las fichas de salud correspondientes. Para partidas a dos jugadores o en solitario habrá diferentes cambios, como coger más mazos y dioses de apoyo.

Foto de Yggdrasil Chronicles donde aparece un Dios y un enemigo en un mismo mundo.

Aquí huele a pelea

Mecánicas

Yggdrasil Chronicles se divide en rondas. El inicio de cada ronda es fácil: todos los jugadores cogemos al mismo tiempo la carta superior del Mazo de Enemigos y la colocamos boca abajo sobre la Rueda de enemigos. A continuación tendremos que decidir el orden de turno en el que queremos jugar, cada turno podemos cambiar el orden según la estrategia que más nos convenga.

Seguidamente llega el turno de cada jugador en el que tendremos que hacer obligatoriamente una acción y luego dos más opcionales:

Revelar a un enemigo (acción obligatoria)

Simplemente daremos la vuelta a nuestra carta de enemigo colocada sobre la Rueda de enemigos y la colocaremos en su lugar correspondiente. Aquí podrían pasar dos cosas: que ese enemigo aún no esté presente, con lo que no se activa el enemigo; o bien que ya tuviera una carta y por lo tanto se active (se activan cuando tienen dos cartas).

Cuando un enemigo es activado simplemente se mueve y desencadena un efecto y, además, si se mueve a un mundo donde ya hubiera otro enemigo dicho mundo queda devastado. El efecto será diferente para cada enemigo, que vienen perfectamente detallados en el libro de reglas. Los enemigos a los que nos enfrentaremos son: Surt, Hel, Loki, Iormungand, Fenrir y Nidhögg, además tendrán diferentes características en el combate.

Moverse por Yggdrasil (acción opcional)

Pues eso, si así lo creemos oportuno podremos desplazarnos por el árbol de la vida, podremos ir tanto a los mundos del mismo nivel como al mundo inmediatamente encima o debajo.

Actuar (acción opcional)

Podremos elegir entre una de las siguientes dos opciones:

  • Acción de mundo. Cada mundo tiene una acción asociada como coger artefactos que nos otorgarán diferentes ventajas, conseguir dados de Vanir para el combate o utilizar a las criaturas nocturnas que también defienden Yggdrasil. Nueve mundos, nueve acciones. Además en los mundos devastados podremos curar el árbol para no permitir que se debilite en exceso (y que Fenrir se haga más fuerte).
  • Combatir. Podremos combatir con un enemigo, con los iotumn o incluso un Dios de otro compañero (esto en el modo campaña solamente). Los combates no son complicados, tendremos que asumir unos riesgos y en base a eso decidir si usaremos nuestros héroes del Valhalla, luego podremos usar a los elfos que hayamos ido consiguiendo, tirar dados de Vanir que hayamos conseguido, usar artefactos que tengamos y, siempre tiraremos nuestro dado de Dios. Si vencemos el enemigo será retirado y ya, en cambio si perdemos sufriremos heridas.

 

Foto del libro de sagas de Yggdrasil Chronicles

Nidhög llega al icono de Yggdrasil permitiéndonos ganar la partida.

Final de la partida

Una partida de Yggdrasil Chronicles finalizará con la victoria de los jugadores únicamente cuando Nidhögg alcance el icono del árbol en el libro de sagas. En cambio seremos derrotados, finalizando la partida, si muere un Dios o si se activa un enemigo y no puede realizar su efecto.

Más allá

Como mencioné al principio Yggdrasil Chronicles tiene varios modos de juego, todo lo anterior sería para el modo fácil, pero ahora viene lo interesante: el modo difícil y el mejor, el modo campaña.

Lo que incorporan estos modos es la posibilidad de que los Dioses tengan habilidades especiales como “Hermanos de armas”, que sirve para que un Dios te ayude en tus tiradas de salvación o “Lazos de sangre”, para usar sus dados de Vanir, artefactos o elfos.

Luego cada Dios poseerá un Poder divino, que es permanente y que te ayudará dependiendo del Dios que tengas de una manera u otra. Tanto las habilidades especiales como los poderes divinos vienen perfectamente detallados en el manual.

Foto de la rueda de enemigos con Loki en primer plano

La rueda de enemigos con unos cuantos enemigos esperando a ser activados

La campaña

El modo campaña te permitirá sacar el máximo partido al juego ya que jugaremos varias partidas, mínimo seis, e iremos mejorando a nuestro Dios, siempre usaremos el mismo. El resultado de cada partida afectará a la siguiente. Hay componentes diseñados especialmente para este modo y unas Tablas de experiencia que iremos rellenando según vayamos jugando, es como nuestra ficha de personaje para hacernos una idea.

Al final de cada partida ganaremos Puntos de experiencia en función del resultado que podremos gastar en mejorar las probabilidades de éxitos de futuros combates, conseguir dados extra de Vanir o elfos, relaciones con los otros dioses de la campaña.

Conclusión

Yggdrasil Chronicles es un juego que llama la atención cuando lo ves montado porque el tablero es pura magia, las ilustraciones son muy buenas, tanto en el propio árbol como en cartas y demás componentes, ese árbol enorme de tres niveles se ve desde lejos. Además está bien pensado para que encajen las cartas, los enemigos, los héroes y Dioses, y demás material que viene en el juego.

Cabe destacar la redacción del manual, bien separada por partes y descrita concienzudamente así como los materiales de madera, los elfos, los gigantes… con diferentes formas y colores. En cuanto a los enemigos y Dioses de cartón no son endebles, en ningún momento se me cayeron sin querer ni nada, pero sí que hay que dejar claro que son de cartón, no son miniaturas de plástico que cuando hay vikingos de por medio siempre molan. Eso sí, la caja es bastante grande, hay que buscarle un hueco en nuestra estantería para que encaje.

Por otra parte las mecánicas son ágiles y fáciles de aprender, es un juego que se juega rápido, los turnos pasan volando. La dificultad está bien ajustada y hay que coordinarse bien, eso sí, al principio hasta que se van activando los enemigos puede parecer que no hacemos nada aunque lo mejor es ir equipándonos para lo que estar por llegar, la tregua no durará mucho.

Sin duda alguna el fuerte del juego es el modo campaña y, aunque se puede jugar una partida esporádica, el cuerpo te pide ir algo más allá evolucionando a tu Dios. Aunque hay un montón de cartas de artefactos y de criaturas nocturnas me parece que en cuanto habilidades o poderes podría habérsele sacado algo más de chicha, aunque tampoco es un juego de combates puramente dicho.

Respecto al solitario me dejó un poco frío, he de decir que no es mi fuerte, no soy jugador de solitarios. Mi sensación sobretodo fue que los Dioses de apoyo, que se usan dos en este modo, aportan poco y el juego se me hacía un poco simple y monótono.

Foto del tablero-árbol de Yggdrasil visto desde arriba

El tablero es una maravilla visual

CHeMiCaL, el Cavernícola
Sígueme

Por favor, valora el artículo

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu privacidad es importante para nosotros.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Miguel Ciordia González (como persona que consta como propietario del dominio) .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios El Cornetín de Gondor.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.