Ir a…

Siempre al margen de la noticia

viernes, abril 20, 2018

[Reseña] Venetia: La “familia” es un problema, los vecinos lo son más.


¡Basta ya de juegos cooperativos con un objetivo común!. ¡De juegos unipersonales para ver quién administra mejor!. Es hora de enfrentarnos a nuestros compatriotas por el control de las riquezas que vayamos obteniendo entre todos. Volvamos a recompensar nuestra avaricia y nuestras argucias para engañar a nuestros hermanos. ¡Llega Venetia!

No, no es otra de romanos. Es Venecia. Aunque no os puedo discutir que volvemos a encontrarnos en Italia. ¿Casualidad? Supongo que no…pero es que la historia de esta península es una mina para cualquier creador de juegos sobre puñaladas y poder. Qué le vamos a hacer.

El juego.

Venetia es un juego relativamente nuevo de Devir. De los creadores de la Guerra del Anillo, Marco Maggi y Francesco Nepittello, llega un juego donde compites por la supremacía de tu familia en una Venecia recién independizada. Venetia lleva la historia de la Serenísima República desde sus comienzos en el siglo IX hasta su caída por parte de Napoleón en el siglo XVIII, viajando por sus proezas y conquistas hasta su retirada paulatina por el Mediterráneo y su claudicación final.

Vamos a tener el control de una de las cuatro principales familias Venecianas: los Dandolo, los Grandenigo, los Morosini y los Venier. Enviaremos como buenos venecianos a nuestros mercaderes (ya sea por la diplomacia o por la fuerza) a las distintas ciudades del Mediterráneo para hacer nuestros negocios y ya de paso, nuestras colonias. Pero hay que tener en cuenta que no estaremos solos en el mundo. Los diferentes reinos e imperios de la historia se interpondrán en nuestro camino para que no podamos alcanzar nuestra merecida gloria.

Empezaremos en nuestra ciudad natal, Venecia, y desde allí podremos expandirnos poco a poco a los territorios colindantes. Eso sí, siempre por mar, es la esencia de este juego y todo va a girar en torno a esto. Una vez que vayamos aumentando no sólo nuestro poder, sino el de toda Venecia, las potencias extranjeras irán apareciendo con mayor frecuencia, arrebatándonos nuestras conquistas (o únicamente disminuyendo nuestra influencia) y estableciendo piratas en nuestros mares, de tal forma que deberemos utilizar nuestra fuerza de trabajo junto a los demás jugadores para abrirnos paso entre sus imperios. Todo esto desembocará, llegando a un punto que el destino nos tiene reservado, a tener que retroceder en el mapa manteniendo lo que más nos importe para conseguir la victoria frente a nuestros oponentes.

Dinámica del juego.

Las acciones de Venetia van definida por tres tipos de dados: Militares, Diplomaticos, y Comerciales.

Venetia es un juego muy simple en estructura. Van pasando los turnos entre los jugadores sucesivamente, cada jugador elige en su turno el “modo” de acción que quieres escoger, e intenta aumentar sus dominios. Estos “tipos” de acciones van a ser tres: Comercial, diplomático, y militar. Cada uno influirá de distinta forma en la expansión de nuestras posesiones y en el curso en la historia de la Serenísima. Pero como es lógico, no todo acaba en una carrera de expansionismo, no sólo tenemos que preocuparnos de lo que hagamos, sino de lo que hagan nuestros oponentes. Vamos a poder influir como buenos Italianos en la política de sus casas y sus colonias. Pudiendo crear pequeñas revoluciones y forzando guerras con los imperios vecinos en lugares que nos interesen. Sigo sin entender cómo pudo acabar el dominio de la república…

Venecia (formada por todos) irá aumentando su poder hasta llegar a un punto de colapso, donde será vencida poco a poco tanto por mar como por tierra. Todo esto está no sólo representado en el tablero, sino que una de las mecánicas del juego que más me ha gustado ha sido la variabilidad de la duración de las partidas. No hay un número de turnos determinado ni una puntuación a alcanzar, la duración de la partida viene marcada por la relación de poderes entre la Serenísima y las potencias extranjeras.

El nuevo Dogo es coronado y tiene que elegir qué hacer con las guerras contra la corona Aragonesa en Poniente.

Cuando los imperios emergentes rivales lleguen a un punto donde Venecia no pueda no sólo no hacerles frente, sino tener que ser subyugada por ellos, la partida terminará y cada jugador contará lo poco que ha podido salvar de la quema conseguido, mientras su imperio se desmoronaba. Sí, el objetivo final no es intentar que la república sobreviva, (aunque pueda alargar su exitencia) de ahí las duraciones de las partidas 1-2 horas, sino aprovecharse de lo que se ha construido entre todos para posicionarse de la mejor manera para ser la familia que menos pierda en el derrumbamiento de Venecia. ¿Fantástico, no?

Como colofón, un dato importante es que entre todos los jugadores existirá el jefe de la república o Dogo. Este tendrá una influencia mayor con respecto a sus congéneres venecianos y podrá incitar no sólo guerras, sino peligrosa envidia en forma de asesinato por parte de los demás jugadores (siendo la principal causa de muerte “natural”de los Dogos). Estas rencillas sí que son la base del juego, dando a la diplomacia un papel principal en la manera de conseguir la victoria.

Conclusión

Venecia, nuestra capital de la República y donde empiezan nuestras conquistas.

Muy buen juego para jugar entre cuatro amigos. A pesar de lo que pueda parecer, como hemos dicho antes, este juego es mucho más de lo que parece. No es el típico juego Euro, sino que aparte de la gestión y el posicionamiento, la diplomacia juega un gran papel, ya que la interacción entre jugadores es bastante más alta de lo normal. Un ejemplo claro de ello es que se cuente con una ficha de infamia, recordando a los demás jugadores que no se puede confiar en alguien con esta ficha en su posesión.

Que el Mediterráneo sea el protagonista indiscutible del juego da además un cambio conceptual que no se ve todos los días. Y si además te gusta algo la historia, siempre es placentero ver como se van sucediendo los distintos reinos e imperios a lo largo de la historia de la república. Sus reglas son bastante sencillas y si además a ello le sumas que su profundidad es verdaderamente grande, dando una rejugabilidad enorme, hacen de este juego una elección muy muy tentadora. ¿Contras que puede tener? Sólo le encuentro dos: Su precio, que tampoco es que sea muy caro pero es un desembolso aceptable, y que para sacar su máximo rendimiento es necesario 4 jugadores.

¡Ya tenéis regalo de cumpleaños! Se acabaron las dudas para este año. ¡Eso que me debéis!

 

Ofcastle

Ofcastle

SI algo nos puede enseñar la historia, es que todo se puede solucionar con una buena partida a un juego de tablero. Lo que no significa que el final tenga que ser bueno. ¡Eso nunca!
Ofcastle

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

About Ofcastle

SI algo nos puede enseñar la historia, es que todo se puede solucionar con una buena partida a un juego de tablero. Lo que no significa que el final tenga que ser bueno. ¡Eso nunca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies