Ir a…

Siempre al margen de la noticia

viernes, abril 20, 2018

[Reseña] Total War Warhammer


Dicen que mezclar dos cosas que te gustan no crea como resultado algo nuevo que te encante (las pizzas y las piñas, la nieve y los coches, el verano y el cocido…). Que el resultado obtenido suele ser demasiado empalagoso y cargado, que las matemáticas no siempre funcionan. Bueno, pues eso vamos a rebatirlo con Total War Warhammer. 

Por si no habéis estado atentos en las últimas dos décadas, los desarrolladores de The Creative Assembly crearon una saga de videojuegos llamada Total War. De forma resumida, revolucionaron el concepto de los videojuegos estratégicos mezclando en un mismo juego una interfaz de gestión bruta con una interfaz de batallas estratégicas pura. Puede que algún día caíga una reseña sobre esta compañía si hay suerte.

Total war viene de un pequeño tropiezo con su último lanzamiento (Atila), y ha querido dar un pequeño cambio en las tornas quitándose de enmedio una saga histórica sumergiéndose en la fantasía. Sigue siendo una fantasía de época medieval-renacentista, pero el cambio creo que ha sido suficiente para recuperar la ilusión de sus seguidores.

Total War Warhammer

Esta saga, en su último lanzamiento, se ha aliado con el mundo fantástico de Warhammer de la compañía Games Workshop. Creo que no hacen falta presentaciones en este aspecto, pero por si eres nuevo en esto, es un juego de miniaturas en masa que ha triunfado en todo el mundo desde hace más de 30 años (no son pocos). El resultado final no podía haber sido mejor. Lejos de lo posiblemente esperado, pudiendo haber sido una quimera sin alma, intentando mezclar el enorme mundo de Warhammer con el sistema de juego de Total War de forma estrepitosa, el resultado final ha resultado ser un grandísimo trabajo por parte de Creative.

Total War Warhammer es un sueño hecho realidad para cualquier fan de la saga Warhammer. Ya sólo fijándonos en los aspectos artísticos y los distintos lanzamientos que han ido haciendo se nota el cariño que sus creadores han mostrado con el juego. La campaña es una delicia para cualquier jugador experimentado y contiene casi todos los detalles de este mundo de fantasía, y las batallas dan lo que cualquiera puede pedir de un evento así, adrenalina y sangre se mezclan en los monitores para dar sienda suelta a el enfrentamiento de los distintos ejércitos que se enfrentan entre sí.

La variedad ya no solo de unidades, sino de jugabilidades que se ha alcanzado con este juego es extraordinaria, y garantiza un posible rendimiento mucho mayor que sus antecesores, otorgando más horas jugables sin perder el interés y además pudiendo amoldarse a nuestra forma preferida de jugar este tipo de juegos de gestión y estrategia.

La última raza en llegar al mundo de Total War Warhammer II: Los Reyes Funerarios de Khemri.

 

¿Cómo es Total War Warhammer?

En Total War Warhammer, nos podremos poner en la piel de una de las siguientes facciones del viejo mundo: Imperio, Bretonia, Orcos, Vampiros, Enanos y Caos. Teniendo con cada civilización su propia mecánica de juego e intereses. La campaña está realmente bien conseguida, ya que consigue sumergirte en el mundo oscuro de Warhammer y vivir fielmente las dificultades y desesperación en la lucha de cada facción. Ya sea para sobrevivir a su cercana extinción como al resurgimiento de tus hordas o imperios. Ya con la expansión de la segunda entrega y los distintos DLCs…(es lo que está a la orden del día) tenemos un total de catorce razas diferentes para jugar. Para que no te puedas aburrir desde luego, añadiendo distintas campañas personalizadas para facciones específicas o furupo de estas, con su historia y objetivos propios. Un paso acertado a mi parecer, ya que siempre es bueno que no haya sólo una campaña para jugar, consiguiendo dar mucho más protagonismo en estas historias a algunas razas que de otra manera pasarían más desapercibidas.

Realmente la parte de gestión en el juego funciona muy bien. Siendo un humano tu objetivo es proteger tus dominios asegurando tanto el comercio como las relaciones diplomáticas a la vez que te tienes que defender de las hordas extranjeras y de las propias conspiraciones de tus vasallos y supuestos amigos. En cambio, siendo la facción del Caos, claramente tu gestión se simplifica a convertirte en una masa furiosa de guerreros sedientos de sangre y destrucción, teniendo que tener en cuenta tanto las fuerzas enemigas como las disputas internas a tu liderazgo que te puedan surgir en el camino a tu victoria.

¿Y las batallas?

Si de algo se enorgullecen las dos compañías aquí juntadas, es en la implementación de recrear una buena batalla. En el momento en el que tenemos dos  ejércitos frente a frente en el campo de batalla, estos tienen una gran cantidad variopinta de unidades, aunque sus fundamentos son bastantes claros: Como en cualquier batalla el posicionamiento es lo más importante, ya que el atacar por los flancos multiplica el poder de los ataques, y el atacar por detrás o rodear completamente a un ejército rival conduce inexorablemente a una victoria.

Con estos principios en mente, se aplica el concepto de piedra-papel-tijera propio de la saga Total War, en la que las diferentes unidades tiene fortalezas contra ciertos tipos de enemigos y debilidades contra otros, básicamente lo que llamamos sinergias. Las unidades se definirán con sus atributos, como su velocidad, combate cuerpo a cuerpo, alcance, resistencia, etc… así como ventajas o habilidades especiales como escudos, lanzas…, que afectan a los ataques y las defensas de forma más concreta.

Apartado Multijugador

Con respecto a su apartado multijugador, este es realmente completo, ya que tiene la posibilidad de jugar las campañas oficiales entre varios jugadores y hacer batallas puntuales con sistema de rango. Después de unos inicios con bastante baches en la perfección de estas batallas, parece que aplicados los parches necesarios y la expansión, las simulaciones de batallas se pueden disfrutar perfectamente además de ajustar el emparejamiento entre los jugadores para que sean aproximadamente del mismo nivel.

Con respecto a las campañas, un aspecto muy positivo es que no hace falta que los jugadores tengan que comprarse todos los DLCs ni que tengan emparejados los juegos, ya que el juego automáticamente se descarga todo lo necesario para poder jugar juntos sin problemas. Las únicas restricciones que da el juego a un jugador que no tenga el juego completo, es la imposibilidad de poder jugar con las facciones o razas que no tenga, pero podrá enfrentarse a ellas y a sus compañeros sin ningún tipo de problema. Buen trabajo desde luego.

 

Conclusión

Ya sacados los juego de Total War Warhammer y Total War Warhammer II (que complementa al primer juego), se puede tener una opinión experimentada una vez jugado a los dos juegos con sus distintos DLCs.

Si te gusta la mecánica de Total War, desde luego vas a descubrir en el último lanzamiento de la compañía una jugabilidad pulida, además, obtendrás un universo tan completo y gigantesco que te enamorarás de él. Si adicionalemnte conocías Warhammer y no habías jugado nunca a este tipo de videojuegos, creo que vas a encontrar esta experiencia más que satisfactoria, ya que conserva toda la riqueza del universo y podrás disfrutar mil y una veces las batallas de los ejércitos casi como si estuvieras jugando con las miniaturas.

Como todo, no deja de ser un juego de gestión y de estrategia donde tienes paréntesis de batallas para divertirte. Creo que puede dar muchísimas horas de diversión, y la fórmula que se ha utilizado no está para nada agotada. Creative Assenbly ha vuelto a dar en el clavo al conseguir esta alianza y ha creado un juego realmente adictivo y con una grandísima calidad e insuflándole bastante cariño por parte de los creadores. Lo recomiendo encarecidamente. Para los amantes de Warhammer, desde luego es un “must have“.

 

Ofcastle

Ofcastle

SI algo nos puede enseñar la historia, es que todo se puede solucionar con una buena partida a un juego de tablero. Lo que no significa que el final tenga que ser bueno. ¡Eso nunca!
Ofcastle

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

About Ofcastle

SI algo nos puede enseñar la historia, es que todo se puede solucionar con una buena partida a un juego de tablero. Lo que no significa que el final tenga que ser bueno. ¡Eso nunca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies