Ir a…

Siempre al margen de la noticia

Miércoles, Junio 28, 2017

[Entrevista ] Y nuestro ganador es… ¡¡¡Albert Monteys!!!


Enterarnos de que Albert Monteys está nominado al Premio Eisner al Mejor Cómic Digital nos pilló por sorpresa. Fue nuestra Correctora la que preguntó: “¿No vamos a entrevistarle?”. La respuesta cuando se lo propusimos al autor fue un retador “Disparad”.

Así que aquí tenéis todo lo que necesitáis saber sobre… ¡Albert Monteys!

Antes de empezar, ¿qué es un premio Eisner y por qué es tan importante?

El premio Eisner es el mayor reconocimiento de la industria del Cómic por el logro creativo en dicho campo en Estados Unidos, aunque su efecto es a nivel mundial. Su nombre es un homenaje al autor Will Eisner, participante regular en la ceremonia hasta su muerte en 2005.

Las nominaciones en cada categoría son propuestas por un grupo de cinco miembros y después son votadas por profesionales del Cómic. Los ganadores se revelan durante la Convención Internacional de Cómics de San Diego (California), la más importante del sector en Estados Unidos, donde se realiza la entrega de premios. Con frecuencia se considera a los Premios Eisner como el equivalente a los Premios Óscar de la industria del Cómic.

Ahora que sabemos la importancia de este premio, pasamos a la entrevista a Albert Monteys, nominado en la categoría de Mejor Cómic Digital.

CARRERA

Portada de Almogavers, dibujada por Monteys

Me ha sorprendido que empezaras tu carrera como dibujante en Joc Internacional (antigua editorial de juegos de rol). ¿Eres rolero? Si es así, ¿aún le dedicas tiempo?

Siempre he sido muy jugón y, aunque durante la adolescencia roleé bastante, es algo que he abandonado por las razones típicas: falta de tiempo, de grupo de juego… Eso sí, desde el advenimiento de los nuevos juegos de mesa he retomado el tema y ahora sentarme delante de un Kemet o un Mansiones de la Locura me hace muy feliz. En el fondo es otro formato para la narrativa, que es lo que me gusta más en esta vida.

¿Cómo se empieza presentando unas muestras a Joc y se termina de Encargado de Producción Editorial? ¿Cómo fue esa época?

Madre mía, ¡sí que habéis investigado! Yo pasaba por Joc Internacional a entregar dibujos (era antes del mail y el ftp) y debieron verme cara de persona responsable, porque me ofrecieron el puesto sin mirar mi currículum. Era la primera vez que me ofrecían un trabajo más a menos bien pagado, así que lo acepté al instante. La verdad es que como encargado de Producción yo era un auténtico desastre, soy muy desorganizado y caótico, yo qué sé, apenas tenía 20 años. La cosa es que demasiado duré en el puesto. Me lo pasé muy bien, aprendí mucho, pero no era lo mío…

Supongo que es casi obligatorio. Muchos tenemos idealizado El Jueves. ¿Cómo fue trabajar en la revista?

En El Jueves me pasó algo parecido a lo de Joc. Después de un tiempo pasándome a entregar páginas, me vieron como alguien que podía funcionar bien en redacción (esa falsa imagen de eficacia que transmito, otra vez). Además, estaban buscando sangre fresca, gente joven que les ayudara a renovar la revista. Con 24 años entré en redacción junto a Manel Fontdevila, a aportar ideas. Ahí hice de todo, desde coordinar la web, a hacer extras, dirigir suplementos, la revista Puta Mili, etc. Yo seguía con la idea de hacer obra personal (seguir con Mondo Lirondo, más cosas en la línea de Calavera Lunar), pero los siguientes años El Jueves me absorbió por completo. Fueron unos años muy divertidos, durante los que aprendí a hacer chistes, adaptarme a una estructura semanal, a trabajar rápido y resolver cosas.

Director de las revistas “Puta Mili” y “Penthouse Comix” y coordinador de “Zona X”, miembro del Consejo de Redacción de El Jueves, además de elaborar las tiras para la revista. Cuando empezaste a trabajar en el Jueves, ¿te esperabas lo que se te venía encima?

En la redacción fui durante un tiempo el chico para todo. Los proyectos que se salían de lo que era la revista semanal acababan cayendo en mis manos. Tengo que decir que, a mí, lo que de verdad me gustaba era hacer tebeos, todo lo otro lo sufría mucho. De lo que más orgulloso estoy, en todo caso, es de, junto a Manel, incorporar a la revista a un montón de dibujantes que nos gustaban (Pedro Vera, Darío Adanti, Lalo Kubala y muchos otros) que acabaron en muchos casos siendo los clásicos de los 90 del Jueves.

Pendones del humor con Fondevilla

Año 2006. Te hacen Director de El Jueves. ¿Te lo esperabas, lo solicitaste o fuiste el primero en cruzar la puerta? ¿Cómo fue?

Ser director me daba pánico, la verdad. Cuando Fer, que era director cuando yo entré, lo dejó, pasó a serlo Manel Fontdevila, que lo dejó al cabo de unos años, después tomó el relevo José Luís Martín (fundador y dueño de la editorial) y finalmente y por eliminación, cuando José Luís lo dejó, me tocó a mí. De nuevo, no era mi sitio natural en este mundo (madre mía, ¡me doy cuenta de que nunca he estado cómodo trabajando de verdad!). Sufría mucho tomando decisiones que afectaban a terceros y vivía en la certeza permanente de que estaba haciéndolo todo mal. Yo soy así.

Creo que entre el 2006 y 2013 fue la época que personalmente más números de El Jueves compré. Esa generación tenía algo. ¿Cómo viviste ese tiempo? ¿De qué te sientes más orgulloso?

Como decía antes, mirando hacia atrás, de lo que estoy más contento es de haber servido de avanzadilla para que mi generación entrara en El Jueves y marcara, en cierto modo, esa época. Muchos lectores de los ochenta nos odiaban, pero con el tiempo me he ido encontrando a mucha gente que recuerda esa etapa con mucho cariño. Ya me vale.

Teniendo la oportunidad, necesito hacer esta pregunta. Mi padre me inculcó el gusto por el cómic. Siempre comparo El Jueves con La Codorniz (Revista satírica entre 1941 y 1978). Evidentemente entre una y otra hay diferencias, pero ¿crees que se podrían comparar ambas revistas?

No soy mucho de comparar obras de creación, pero en todo caso, es cierto que El Jueves y La Codorniz jugaban en la misma liga. El Jueves, a diferencia de La Codorniz, mama también de las influencias de Bruguera y el tebeo popular, mientras que La Codorniz viene más de la tradición del humor gráfico puro (si es que tal cosa existe). Personalmente me resulta más cercano el humor de El Jueves, pero para gustos hay colores.

Fondevilla y vuestro “Para ti que eres joven”, casi la primera historieta que buscaba. ¿Cómo os dividíais el trabajo? ¿Volveremos a leer algo así otra vez?

La verdad es que con Manel, desde el día uno, el proceso fue muy orgánico. Nos entendíamos tan bien que resolvíamos el reparto de un plumazo y con pocas palabras. Cada mes, más o menos, nos sentábamos y hacíamos reparto de temas, nos dividíamos la estructura y cada uno en su casa dibujaba su parte. Muchas semanas leía lo de Manel cuando ya salía publicado en la revista, pero siempre funcionaba. De Manel he aprendido muchas cosas, la mayoría relativas a cómo hacer un chiste. Hace poco dibujamos otro Para ti que Eres Joven para el periódico Ara y nos costó igual de poco. ¡Es como ir en bicicleta!

Siempre me gusto el subtitulo del tomo

“Tato (y sus cucarachas)”, uno de los tomos que más presto. ¿Volveremos a saber de él?

La verdad es que, cuando me fui de El Jueves, hacía ya tiempo que estaba saturado del personaje de Tato. Empezó como un encargo de la revista. El día que entré, Gin me dijo: “vas a hacer una serie sobre un repartidor de pizzas” y, obediente como soy, me puse a ello. Tardé un par de años en hacer mío al personaje (tuve que sacarlo del trabajo de Pizzero porque no tenía mucho recorrido) y durante unos 10 años disfruté mucho con la serie, pero había llegado ya al momento en el que se me hacía todo un poco rutinario. Iba resolviendo el aburrimiento incorporando la tira de las cucarachas, nuevos personajes y todo eso, pero cuando pensaba en qué quería estar haciendo dentro de 10 años, Tato no aparecía por ningún lado. Así que no, Tato no va a volver en un futuro próximo.

Orgullo y Satisfacción, fue la respuesta ante el famoso secuestro de la revista con la Abdicación del Rey. ¿Cómo surgió?

Pues Orgullo surgió por la pura necesidad de seguir ejerciendo nuestro trabajo. Nos fuimos de El Jueves sin alternativas y sin ahorros, de manera que teníamos que ponernos a hacer otra cosa ya. A los pocos días de irnos nos reunimos en Barcelona Manel Fontdevila, Guillermo, Bernardo Vergara, Manuel Bartual y yo y le dimos forma al primer número de Orgullo, cuya idea inicial es que fuera solo un especial sobre la coronación del Rey. El éxito de ventas nos hizo pensar que, a lo mejor, no era mala idea seguir con el invento.

Sin ahondar en la gran marcha de El Jueves. ¿Como ves ahora la revista? ¿Sigues manteniendo relaciones con la gente en ella?

Sigo teniendo una relación cordial con la mayoría de colaboradores de la revista. Tienen su batalla dentro de RBA y tampoco les son fáciles las cosas. Sacar una revista cada semana (o cada mes) es algo que requiere mucho talento y mucho trabajo y no tengo más que buenas palabras para lo que están sacando al quiosco cada semana. De la cúpula de RBA, por otro lado, tengo una opinión que es impublicable.

¡UNIVERSO!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De pronto y sin previo aviso, te descuelgas con ¡Universo!, cómic por el que estás nominado al premio Eisner. ¿Cómo surge la idea? Cuéntanos de qué va.

Marcos Martín, Munsta Vicente y Brian Vaughan habían fundado el año anterior la web de panelsyndicate.com, desde la que distrubuían su cómic digital The Private Eye. Una apuesta muy loca y muy valiente por poner al creador en primera línea ante el lector. Marcos iba buscando otra serie para incorporar a la plataforma y me propuso que pensara algo. Como cuando hago lo que quiero hago ciencia-ficción y Marcos me dijo que hiciera lo que quisiera, le presenté ¡Universo!, una serie de relatos cortos interconectados entre ellos, a veces de maneras muy obvias, a veces más discretas. Siempre me han gustado los relatos cortos de las revistas clásicas que a mí me llegaban a través de esos recopilatorios que en los 70 y 80 publicaba Bruguera y me parecía una buena manera de encontrar un montón de cosas muy distintas manteniendo una cierta coherencia y espíritu de colección.

¿Te esperabas la nominación?

Para nada. Sabía que el año pasado también se me había propuesto. El funcionamiento de los Eisner pasa por una fase en la que los propios autores u otra gente de la industria presenta su candidatura. Después hay un jurado que, de todos los propuestos, elige a los nominados. La verdad es que no esperaba pasar ese filtro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Publicar la serie en Panel Syndicate, en formato de cómic electrónico fue premeditado? ¿Por qué esa decisión? ¿Crees que ayudó a dar difusión?

El formato digital es el que más facilita al autor tener el control total de su obra, tanto a nivel creativo como económico. Es barato y llega a todas partes. ¡Universo! Está concebido desde el minuto uno como un cómic para ver en pantalla. La batalla difícil en el cómic digital es lograr visibilidad y en ese sentido, la mejor opción era panelsynicate.com, porque Marcos, Muntsa y Brian son autores muy reputados y sólo el hecho de que se lanzaran por su cuenta en esta aventura ya supuso un hecho noticiable y, por ende, una gran promoción. Salí bajo el mejor de los paraguas.

Yo confieso: En un principio me lancé a buscarla en papel por las librerías. Evidentemente, no la encontré. Soy algo bibliófilo. ¿Veremos la obra en papel?

Mucha gente lo pide en papel, y está en los planes tanto en España como fuera. Eso sí, ¡Universo! está concebido para leer en pantalla, pero creo que la traslación al papel le dará otra dimensión y, personalmente, tengo muchas ganas de sujetar el libro en las manos. En todo caso, el lector de cómic sigue teniendo un fetiche con el papel, ¡y yo estoy aquí para satisfacer al lector, mayormente!

¿Tenemos ¡Universo! para rato?

Eso espero, podría estar haciendo ¡Universo! toda la vida. La experiencia me ha enseñado que las cosas cambian y que no hay que hacer planes más allá del próximo año, pero no me parecería mal.

Última tira de Monteys como director de El jueves

MUNDO DEL CÓMIC

Como antiguo Director de una revista satírica, ¿crees que es un buen momento para una revista sobre ello, para ese El Jueves ácido y mordiente?

El problema no es si hay espacio específicamente para una revista satírica, es si dentro de unos años seguirá habiendo revistas. Internet lo ha cambiado todo y, si te fijas, en tu ciudad cada vez hay menos quioscos, en el metro cada vez hay menos manos sujetando prensa y más sujetando un móvil. Es el signo de los tiempos, y el humor se vehicula ahora más por redes sociales que otra cosa. Yo creo que hay muchas oportunidades, mucho que se puede hacer y nos equivocaremos a veces y a veces acertaremos. Pero a las revistas les auguro un futuro complicado.

He intentado pasar por toda tu carrera personal, pero he dejado a los fanzines o lo que actualmente se llama autoedición. ¿Ha cambiado desde que ganaste el premio al Mejor Fanzine en 1994 por Mondo Lirondo?

Muchísimo. Cuando hacíamos fanzines en los 90 era casi una reacción a una industria que, en esa época, parecía tocada de muerte. Después descubrimos que, desde la autoedición, hay unos márgenes de libertad y unas posibilidades que no te daban los grandes del momento. Ahora sólo hay que visitrar el Graf, por ejemplo, para darse cuenta de que la autoedición, el fanzine e incluso la pequeña editorial son ámbitos que se bastan a si mismos, con un tono festivo y un espíritu particular que es mucho más que la antesala de los cómics profesionales, como lo veíamos en los 90.

¿Alguna opinión en particular del estado del cómic actual?

No muchas, la verdad. “El estado del cómic actual” suena como algo demasiado grande para que yo opine de ello. En este país, tanto a nivel creativo, como de reconocimiento, como de industria estamos mucho mejor que cuando yo empecé en esto, pero sigue habiendo muchas cosas que no me convencen. De lo que más me alegro, en todo caso, es que se ha abandonado el lamento constante y el espíritu general ahora mismo es el de arremangarse y hacer cosas, ¡hacer cosas es muy importante!

PERSONAL

¿Cómo es el día a día de un dibujante?

El mío es muy rutinario. Me levanto con mis hijos, les hago el desayuno y estoy en un estudio que comparto con otros 14 dibujantes sobre las ocho de la mañana. Resuelvo lo que tenga ese día sobre la mesa, siempre con un ojo en las redes (qué de tiempo se pierde) e intento dejarlo a media tarde para hacer algo de vida social, familiar o que me dé un poco el aire. Lo chulo es que lo que tienes sobre la mesa cada día es distinto, y que yo soy MUY feliz haciendo tebeos y dibujando.

Mesa de trabajo de Monteys

¿Cómo es tu mesa de dibujo? ¿Podrías mandarnos una foto?

Mi mesa de dibujo es un desastre total. Es una mesa de luz que se construyó mi tío en los años 60 (en esa época él hacía diseño de estampados) y que me regaló hace poco. Le tengo un cariño enorme porque de pequeño esa mesa me flipaba.

¿Qué suena mientras trabajas?

Sobretodo podcasts. Por mencionar unos pocos: Campamento Krypton, Scanners, Vis Lúdica, Verne y Wells, Todopoderosos, The Secret Cabal… Mientras dibujo, la música me acaba aburriendo, necesito gente que me hable.

¿Es cierto que no eres un seguidor del cómic de Superhéroes? ¿Qué pasó con la Secret Wars?

Nunca leí muchos superhéroes. Me gustaba la Masa, pero siempre fui más de Conan. Cuando Secret Wars ya no leía nada del tema. Me reenganché de adolescente con los Watchmens y los Dark Knights, pero me falta el acervo y no siento una gran nostalgia por ellos.

¿Sigues algún webcómic?

El Vosque, de Morán y Laurielle y El Listo son los que me vienen a la cabeza. Soy muy irregular y cada vez que entro a leerlos me doy cuenta de que llevo un montón de páginas atrasadas.

¿Qué cómic nos recomendarías? No vale ¡Universo!

En casa nos da mucha alegría cada vez que sale un tebeo de Junji Ito. Gyo es su último cómic que me ha dejado turuleto, ¡qué ideas más locas!

¿Conocías El Cornetín?

Me había tropezado con artículos alguna vez trasteando por las redes, sí. ¡Gran trabajo!

Albert Monteys, nuestro ganador.

Nada más proponer la entrevista,  Monteys se mostró totalmente abierto a responder las preguntas que quisiéramos. ¡Qué majo! Nos sentimos realmente muy afortunados de haber podido hacerle estas preguntas y le deseamos la mejor de las suertes con esta nominación.

kdelamo

Ingeniero Informático. Leyendo cómics desde pequeño. Consejero friky.

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

About kdelamo

Ingeniero Informático. Leyendo cómics desde pequeño. Consejero friky.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies