[Reseña] La Fortuna, la gran adaptación. 5/5 (1)

Hace tiempo reseñamos El Tesoro del Cisne Negro, un cómic de Paco Roca y Guillermo Corral en el que nos contaban “la aventura” de unos funcionarios del Ministerio de Cultura, por recuperar el legado – me niego a llamarlo tesoro en este contexto – del pecio “Nuestra Señora de las Mercedes”. Alejandro Amenábar, con la ayuda de Movistar +, ha adaptado la historia a una serie, haciendo justicia a todo lo que vivimos en el cómic original.

La adaptación de la adaptación.

El Tesoro del Cisne Negro no deja de ser la adaptación al cómic de un evento que “casi” paso desapercibido. Antes de empezar os invitamos a leer – o releer – nuestra reseña sobre el cómic, donde poníamos en contexto el cómic. Solo cuando “trajimos La Mercedes” a casa nos hicimos realmente eco de la aventura, con ese sentimiento tan español que tenemos al usar primera persona del plural. Fue un momento de orgullo nacional del que nadie dudaba. En cierta manera resarcía el daño moral que sufrimos el 5 de octubre de 1804, cuando La Mercedes fue hundida por la armada inglesa para forzar la Guerra anglo-española (1804-1809)

Como decía, Paco Roca y Guillermo Corral adaptaron la historia de la empresa Odyssey y el expolio de La Mercedes en un cómic que recibió alabanzas de público y crítica – la obra obtuvo los premios a mejor novela gráfica 2018 en Splash Sagunt y Heroes Cómic Madrid. ¿Pero, como podía adaptarse esta obra a una serie sin perder un ápice de su esencia?

Cuando escribí la reseña del cómic, Movistar+ ya había iniciado el rodaje de la serie. Lo primero que llamaba la atención fue la elección de su director: Alejandro Amenábar. Aunque no soy un fan del director chileno, Amenábar entiende el medio y posee una visión personal del cine. Su gusto por el thriller es evidente y su trabajo en películas como Abre los Ojos o Mientras Dure la Guerra hacían de él una gran elección para el proyecto.

La serie se grabo en mitad de la pandemia. En la foto Amenábar con mascarilla en mitad de la grabación

 

Pero adaptar no es llevar plano a plano cada una de las viñetas. Ambos medios tienen un formato especifico que tiene que ser respetado para que la narración tenga sentido. Por ello, el segundo nombre en el que fijarse era el del guionista Alejandro Hernández –Goya al mejor guion adaptado 2013 –, que, junto con el director, se encargaría de adaptar el guión. Alejandro Hernandez posee una amplia experiencia con guiones de thriller. Entre sus adaptaciones destaca Hormigas en la Boca (2005) – adaptación de Amanecer con Hormigas en la Boca de Alejandro Barroso – o la saga Criminal: España y Criminal: Alemania para Netflix. Juntos – director y guionista – formaban un equipo con el talento suficiente para llevar a la pantalla la historia de Las Mercedes.

Por último, el reparto. El cómic, de línea clara, no se prodigaba en detalles sobre los protagonistas. Sin bien los personajes eran reconocibles, tenían pocos elementos únicos: Alex Ventura no podría ser cualquier funcionario de traje; Lucia destacaba en las páginas por su pelo rojo; y Jonas Pierce era un hombre entrado en años y algo de sobrepeso. Esa falta de “detalles”, en mi opinión, jugaba a favor de la adaptación. La elección del casting, completo aquellos elementos que faltaban en los personajes, diría que incluso mejoró algunos. Tal es el caso de Jonas Pierce, que fue interpretado por Clarke Peters – Lester Freamon en The Wire – cambiando totalmente su aspecto del personaje, pero ganando un gran actor que hace suyo el personaje.

La mayoría del casting principal en la grabación

El resultado.

La serie, si no se ha considerado fallida, parece que no ha cumplido las expectativas que medios pusieron en ella. Personalmente creo que esto es debido a un desconocimiento – bastante profundo – tanto de la obra original, como de la narrativa de los cómics.

El Tesoro del Cisne Negro no es una aventura al uso, su ritmo y acción, más pausado que thrillers similares dan sentido a la historia. Hacer de ella una superproducción hubiera cambiado el contexto de la historia de manera sustancial.

La Fortuna se ha mostrado como una adaptación fiel a la historia y al cómic, aun con las licencias que se ha tomado para que la narrativa encaje en el medio. Desde fiel desde el primer capítulo y con una plantilla de lujo, vemos como la historia se desarrolla a buen ritmo, bien explicada y sin necesidad de elementos artificiales para mantener la atención del espectador.

Como serie La Fortuna funciona como un thriller para toda la familia. Una aventura de despachos, que mantiene el sabor del cómic original a la par que entretiene. Y es que en esta aventura no hay Indiana Jones, grandes explosiones y arriesgadas persecuciones.

La Fortuna es una gran producción televisiva que consigue mantener el sabor del cómic original y captura la atención de todo el público. Buscar en ella un Stranger Things a la española, como algunos han insinuado, es engañarse a sí mismo. No son series  equiparables, ni pretenden serlo, y aun con un reparto internacional de altura, no la veo como una serie este orientada al público internacional. Al fin y al cabo, cuenta como “ganamos”, por una vez, a los EEUU.

Por favor, valora el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tu privacidad es importante para nosotros.

Ver más

  • Responsable: Miguel Ciordia González (como persona que consta como propietario del dominio).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a El Cornetín de Gondor que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.