Ir a…

17/06/2021

[Reseña] Treinta monedas (HBO)


Hay algún spoiler menor, pero no son muchos (de hecho menos que en el trailer).

Soy un gran seguidor de Álex de la Iglesia aunque, lo reconozco desde el principio, no es un director que guste, ni busque gustar, a todos. Tampoco es justo encasillarlo tras ver Las brujas de Zugarramurdi, Balada triste de trompeta o la genial Crimen ferpecto. También se ha movido por otros lares como en Los crímenes de Oxford o Perfectos desconocidos. Y, sí, es el autor de alguna otra obra menor y desconocida.

Treinta monedas

En Treinta monedas Alex se ha recreado. Y, como tantas otras veces, ha provocado una variedad de opiniones que van de “¿qué mierda es esto?” a “joder, que mierda tan buena”. ¿Dónde estamos nosotros? Bueno… estás leyendo estas líneas en El Cornetín: el medio que sólo publica cosas que le gusta….

Pese a todo entendemos que la serie no emocione a todo el mundo. Y ni siquiera vamos a excusar a Álex (tampoco lo necesita). Intentaremos analizar porqué nos encanta la serie y, es muy posible, que sea lo mismo por lo que otro la odie. 

El monstruo de la semana

Treinta monedas, de manera similar a nuestro amado Doctor Who, trabaja (excepto los dos últimos capítulos) como una lucha contra el “bicho” del momento, vestida de una ambientación general. ¿Cuál es esta ambientación por si no has visto el trailer? Unos malos (que aquí, para mi, está el primer buen giro de guion) intentan conseguir las treinta monedas con las que se le pago a Judas la traición a Jesucristo.

Se consideran estas monedas unos objetos de gran poder mágico por si mismos y que, además, pueden decantar la balanza de la eterna lucha entre el bien y el mal. Y, como buena lucha, tiene sus paladines, un irreconocible Eduard iglesias y Manolo Soto.

A partir de aquí una serie de personajes, más o menos secundarios, acaban de pintar el costumbrismo: Las alcahuetas, el bar y sus ocupantes, Megan Montaner como veterinaria y, como buen pueblo, Miguel Ángel Silvestre de alcalde, Pepón Nieto de guarda civil y Javier Bódalo como el loco.

¿Qué más? Pue lo que hace que Álex de la iglesia sea él: toques de delirio e idas de olla, ciencia-ficción o fantasía (según el día, en Treinta monedas más de lo segundo), un toque de surrealismo, el costumbrismo extraño y pinceladas de humor (que grandes son Amanece que no es poco y El milagro de P-Tinto, ya que hablamos de esto).

Una campaña de Chtulu

¿El principal atractivo para nosotros? Es como ver una campaña de rol. Para lo bueno y para lo malo.

Por una cara algún personaje conoce información gracias al meta-juego, el jugador que lleva al cura se pierde un poco en su historia y evolución o la veterinaria es el típico que vive, simplemente, de tener Apariencia al máximo. También, como en una aventura que jamás has jugado, hay cosas que no tienen lógica a no ser que se la pongas tú (o esperes a las siguientes temporadas), hay saltos en el tiempo (los que tampoco entendiste en The Witcher) o teletransportes y el final de temporada, seguramente, lo firmes sólo a medias.

Pero por el otro lado tienes la emoción, la potencia y la aventura. Una  puesta en escena que te recuerda a los mejores momentos de Lovecraft, momentos potentes que ya quisiera para sí cualquier director de acción, thriller o terror. Personajes épicos como Mercedes (Macarena Gómez), Carmen (episodio 1, Carmen Machi), Sole (episodio 2, Carla Tous ) o Angelo (Cosimo Fusco), entre otros. Varios episodios redondos (mi favorito es el tres) y unos monstruos y una ambientación e historia que recuerdan lo que Álex prologaba en La llamada de Chtulu.

Quizá el tema es ese. “Nunca llegaremos a comprender la realidad“. Y eso es Treinta Monedas, una serie para que tu crees tus teorías, quedes por Skype para comentar los fallos, sí, pero también las posibles razones por las que están ahí, Un poco como en Wandavisión, para que busques información (como el hilo de Horror Losers o las claves que explican en Espinof) o, simplemente, para que disfrutes

Y, en espera de ver qué traerá Álex en el módulo Broma Macabra que publicará Edge, para que te crees la mejor puta campaña épica en Aquelarre o La Llamada de Cthulhu.

Por favor, valora el artículo

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu privacidad es importante para nosotros.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Miguel Ciordia González (como persona que consta como propietario del dominio).
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  El Cornetín de Gondor.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad