Ir a…
Siempre al margen de la noticia

Siempre al margen de la noticia

jueves, agosto 16, 2018

[Reseña] 36º Salón del Cómic de Barcelona.


Este año el Salón de Cómic de Barcelona, o “El Salón” como más comúnmente se conoce, estuvo marcado por una gran cantidad de novedades, muy pendientes de los cambios que el publico pedia tras el año pasado. Lo cierto es que este año ha sido un evento más que sobresaliente, convirtiéndose en un imprescindible para todos los amantes del cómic.

Entre el 12 y el 15 de Abril se celebró “El Salón” y tras la sensación agridulce que dejo el año pasado a la mayoría de los visitantes había mucha expectación en que nos íbamos a encontrar. Desde el principio todo nos hacía pensar que iba a ser un gran salón: la presentación del cartel de Jan, en el dibujante mostraba los personajes que más le influenciaron durante más de 30 años, se hizo viral en las redes al poco tiempo de mostrarlo, se anunciaron grandes exposiciones: originales de Claremont y de Superlópez, aprovechando que la película se va a estrenar en breve o los autores que si iban a dar cita durante el fin de semana (Carlos Pachecho, Stan Sakay, Dave McKean o matt Fraction entre otros), contribuyeron a caldear el evento. Comparemos también con otros eventos el precio de la entrada: 10€ para adultos y niños gratis  hasta 7 años, algo que para la calidad del evento se nos hace poco; además, el viernes fué aprovechado por los colegios para acercarse sin la máxima afluencia del sábado.

Stands, expositores y actividades.

El primer cambio que se pudo ver en esta edición es el cambio en los pabellones. Los expositores/editoriales, tiendas, fanzines y artistas volvieron a los pabellones grandes de la Fira, dejando el espacio necesario en las calles para caminar y con las zonas muy bien organizadas. Pudiendo aglutinar toda la zona comercial en un solo pabellón, se decidió dar espacio y facilitar la visita al público.

Expositores/Editoriales.

Pocos eventos en España han conseguido reunir a todas las editoriales de mercado en un solo espacio y trayendo sus stands de gala. ECC, Norma, Panini, Penguin Random House. En ellos se podía obtener la firma de algunos de los numerosos invitados que las editoriales invitaron a asistir.

Quiero destacar dos islas donde se anunciaba la próxima película de Marvel: Infinity Wars y la próxima película de Han Solo, junto con las  tienda de muñecos de Hasbro, donde podías hacerte una foto con el Guantelete del Infinito, el Martillo de Thor o el Casco de Poe Dameron.

Tiendas de cómic.

Las pequeñas y no tan pequeñas tiendas de cómics también tenían su espacio. Encontrarse tanta oferta de cómic, nuevo o antiguo, en un mismo lugar permitía completar colecciones o comprarlas  completas, incluso pequeños tesoros (como los tomos de Groo o la grapa publicada por Zinco de Sandman). En general todo a un precio bastante asequible. Estas tiendas también patrocinaban las firmas de distintos autores en su espacio (Cels Piñol en Gigamesh o Monteys en Universal Cómics). Es sin duda uno de los puntos más fuertes del Salón.

Fanzines y artistas.

Estas dos zonas compartían el mismo espacio y aunque podía parecer pequeña comparada con la de otras eventos lo cierto es que no faltaba nadie en esta edición: NEUH, los fabulosos chicos de El Vosque y como no a Andres y Joan de Crónicas PSN y Sistema de 13, entre otros mucho. Siempre aconsejable pasarse y perder un poco de tiempo viendo y charlando directamente con los autores, puedes descubrir auténticas joyas como “Yo domobot”.  Un buen medidor de la calidad del  evento, pues los autoeditores no se arriesgaran al coste de un stand y de los gastos derivados si no hay posibilidades de sacar beneficio, ya sea económico o a nivel de promocional. La complicidad, descaro y la cercanía animación en estos stands, nos han hecho fijos de esta área.

Los dos pabellones laterales se habían habilitado para contener dos actividades  que completaban el Salón y que las actividades ajenas tema (en este caso el cómic) de un evento tienen cabida si están bien organizadas:

La Nintendo Área.

Ha demostrado como una actividad sin aparente relación con el cómic puede complementar el del evento si se escoge bien el catálogo. Nintendo había habilitado esta zona con una buena cantidad con los juegos de su catálogo más cercanos al cómic, como: Pokemon, Bayonetta, Zelda o Donkey Kong. Para rematar había colocado una inmensa pantalla donde poder ver las competiciones de juegos como Mario Kart o Splatoon, donde pudimos ver como los chicos de Nintenhype hacían una serie de partidas de “entrenamiento” contra  los valientes que se atrevían a retarles.

Comic Kids.

Es el lugar donde nuestra querida correctora se derretiría de amor y posiblemente la mejor iniciativa de la organización. La nave derecha del Salón estaba tomada literalmente por niños. Se había habilitado la zona para distintas actividades y talleres con niños: una piscina de Legos de superhéroes, una zona para hacerse fotos con los pitufos, un taller de cómic infantil -en el que Joan Tretze participó el viernes-, una comicteca o la exposición del concurso de cómic que distintas escuelas de Barcelona habían realizado. Entendamos una cosa bien: No era una zona donde aparcar a los niños, ni era una guardería; era una zona donde los niños se acercaban al mundo de los tbos con un lenguaje que ellos comprenden.

Conclusión.

Aunque la sensación inicial de llegar tarde este año, el 36º Salón del Cómic de Barcelona ha lucido mejor que nunca, afianzándose como uno de los mejores eventos del mundo del cómic de nuestro país. No solo fueron los autores nacionales o internacionales, fue el ambiente que se respiraba, un área perfectamente adaptada y unas exposiciones y actividades excepcionales, contribuyeron a ello.

Hay que entender, como sugirió Chuel Cosplay, que el salón no es un evento de cosplay y que esta muy centrado en el mundo del cómic. El mero hecho que no hubiera concurso donde poder lucir los trajes hizo que muchos cosplayers no se animaran a asistir, lo cual se puede considerar el fallo de esta edición. Faltó este punto para que fuera redondo y que mucha gente lamento a la espera de ver sus héroes en carne y hueso.

Con todo lo dicho esta claro que el Salón del Cómic de Barcelona ha demostrado ser el referente en España de los eventos basados en el cómic.

 

El estudio Molotow estuvo pintando en directo durante todo el Salón

 

kdelamo

Ingeniero Informático. Leyendo cómics desde pequeño. Consejero friky.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About kdelamo

Ingeniero Informático. Leyendo cómics desde pequeño. Consejero friky.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies