Ir a…

18/04/2021

[Reseña] El Borde Exterior, historias de Star Wars


El Borde Exterior es una región escasamente poblada al limite de la galaxia conocida, ubicada antes del Espacio Salvaje y las Regiones Desconocidas. La región más grande de la galaxia y el hogar de los mundos más diversos y salvajes. Un lugar al que cazarecompensas, contrabandistas y otros forajidos llaman hogar.

El juego de Mesa

Uno de los universos de ciencia ficción más bastos e interesantes es, sin duda, el de Star Wars. Y en él, lo que se conoce como Borde Exterior es donde se ubican la mayoría juegos y aventuras. Solo hay que echar un vistazo rápido y veremos que el primero juego de rol de Fantasy Flight Games con esta franquicia hacia una clara mención a esta: Star Wars: Al filo del Imperio.

Con el mismo sabor Fantasy Flight Games nos trae El Borde Exterior, un juego que distribuye por Asmodee. La premisa es fácil, deberemos labrarnos un nombre entre el resto de la “escoria galáctica” tomando el papel de un contrabandistas, cazarrecompensas o mercenario. Para ello iremos aceptando ciertos trabajos, no del todo legales y que posiblemente comiencen a enemistarnos con algunas de las facciones que controlan el Borde Exterior. Pero esta labor no siempre se puede hacer solo y para ello necesitaremos una nave y una tripulación.

¿Cómo se consigue representar todo esto en una partida? Como ya dijimos en Abominación, el heredero de Frankenstein, mediante unas reglas que se integren bien el trasfondo propuesto. El turno del jugador se deberá resolver, en orden, una serie de fases:

Planificación, que permite encarar el turno de distintas maneras y que influye en cómo se desarrollará el resto del turno.

Ejecutar acciones si se dan las circunstancias adecuadas con el fin de cumplir los objetivos que el jugador se ha marcado. Esta fase esta orienta a buscar y cumplir los distintos contratos del juego y con ello obtener “fortuna y gloria”.

Encuentros, que representa una pequeña aventura narrativa con algún tipo de decisión por parte de jugador. Un pequeño elemento de azar que recrea las aventuras de la saga.

Cada una de estas fases poseen un fuerte elemento narrativo que hacen que el juego transcurra como una de las muchas historias de Star Wars que conocemos. Y aunque el juego no está orientado para un conflicto directo, sutilmente consigue que los jugadores crucen sus intereses: por ejemplo, la presa de un cazarrecompensas puede ser la “carga” de un contrabandista.

 

Los componentes de rol

Pero el gran descubrimiento adicional que ha traído el juego han sido la posibilidad de incorporar partes del mismo a nuestras partidas de rol de Al filo del Imperio.

Añadir el tablero a las partidas nos permitió ubicar donde trascurre la acción, aportando una sensación de espacio en la partida. En pocas palabras, sabíamos por dónde nos movíamos. El tablero, además, nos permito establecer minijuegos alrededor de él. Trazar una ruta o habilidades como astronavegación adquirieron más sentido cuando se podía responder a la pregunta de ¿por dónde vamos?

Las cartas de encuentro permiten crear “one-shots” de manera improvisada para masters muy acostumbrados a la improvisación. No ha sido extraño acudir a una sesión de rol y vernos realizar un turno – con reglas adaptadas – para crear una aventura, simple eso si, pero perfecta para pasar una tarde.

Otros componentes como los créditos, las plantillas de las naves o tokens de personajes sirvieron para mejorar la ambientación de la partida. Los créditos, por ejemplo sirvieron para manejar ilustrar las apuestas en las partidas de sabacc o trasladar a los jugadores esa sensación que tantas veces ocurre en las películas y series de tener creditos imperiales y que no valgan en una guarida de los Hutt. Pequeños elementos que terminaban de completar nuestra partida

 

Opinión

El Borde Exterior es un juego que me ha sorprendido muy gratamente. No es solo han sido sus reglas simples, fáciles de explicar y comprender, sino que todas ellas trabajan para que haya una narración de la partida. Que haya una historia. De hecho, la sensación que me transmite el juego no es la necesidad de “ir a ganar” sino la de contar algo. Tal es el caso que El Borde Exterior se puede jugar en solitario o ampliando su duración a nuestro gusto.

El Borde Exterior es un juego sin pretensiones que funciona muy bien de manera distendida y que hace las delicias de todo tipo de jugadores. Se aleja de sistemas mecánicos, centrándose en la narración y toma de decisiones. En contra, pesa la sensación de quedarse corto respeto a sus componentes o variabilidad, a la larga, del juego, no terminando de crear la sensación de un juego redondo.

Por favor, valora el artículo

Etiquetas: ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu privacidad es importante para nosotros.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Miguel Ciordia González (como persona que consta como propietario del dominio).
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  El Cornetín de Gondor.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad