Ir a…

16/10/2021

[Análisis] ¿Qué falla en los simuladores de dados? (Por Blai)


Un montón de simios aporreando teclados sin cesar durante toda la eternidad terminarán produciendo las obras completas de Shakespeare. Esta imagen tan conocida nos enseña que en estadística ninguna combinación es imposible si la muestra es lo suficiente amplia.

¿Y por qué os cuento esto? Fácil, hoy quiero hablar del manido tema de los simuladores de tiradas de ordenador. Para ello me basaré en la versión de PC de Blood Bowl y entender cómo funciona este juego y el efecto que ejerce sobre nuestro cerebro de primate.

Blood Bowl y las tiradas

Blood bowl es un juego de naturaleza cruel, un juego en el que recompensas y castigos están brutalmente desproporcionados. Por lo general, cada acción exitosa es premiada con un “sigue esforzándote, cerebro”, sigue pensando, sigue calculando, sigue moviendo monigotes, sigue tirando y arriesgando… Sin embargo, nuestro cerebro no se siente premiado. Piensa en cambio en las nefastas consecuencias de cada acción fallida, y fallamos muchas. La mala fortuna impone su brutal castigo turnover tras turnover. Por naturaleza nos impactan mucho más las malas experiencias que las buenas… es el famoso sesgo cognitivo. Un sesgo que lleva incorporado nuestro cerebro de primate. El mismo sesgo que nos ha permitido sobrevivir como especie (“uhm, ese fruto mejor no me lo como, que la última vez me sentó fatal”).

Volvamos ahora a los simios y Shakespeare… olvídate de ese (buen o mal) partido en concreto… a lo largo de tu vida como jugador de Blood Bowl tirarás miles de dados… ¿tan rara es una racha de doce o incluso veinte “unos” seguidos en semejante muestra? La respuesta es no. Si echas suficientes horas a este juego terminarás por vivir las combinaciones más extravagantes, para bien y para mal… Y te fijarás en las malas… Y cómo estamos programados para dar explicación a todo (otro maravilloso mecanismo evolutivo de supervivencia), tu cerebro de primate buscará cualquier resquicio que ofrezca una razón, un porqué a tu mala suerte, o un culpable… porque no estamos programados para asumir que las cosas pasan porque sí.

Y si juegas la versión PC encontrarás ese resquicio: estas tiradas no son normales, algo falla en el programa.

El Vosque demostró que hay momento peores para sacar un pifia que un partido de Blood Bowl

El error en el sistema

Cuando afrontamos la frustración de las tiradas den Blood Bowl, nuestro cerebro de primate hace lo que mejor sabe hacer, y aplica las recetas que tan bien funcionaron para nuestros ancestros, a saber:

Fijarse más en lo negativo. “Hoy a mi rival le sale todo y a mí nada.” “Estas tiradas no son normales”.

Buscar un motivo, o un responsable de tanta mala suerte. Así, nuestro cerebro de primate entiende que el culpable es el propio juego, y aquí solemos encontrar dos variantes: el jugador que afirma que “algo no cuadra” con el generador de dados: saca más malas tiradas que buenas, o las acumula… Y el directamente conspiranoico en cualquiera de sus variantes: el juego tiene una especie de algoritmo que equilibra las cosas y reparte las tiradas buenas y malas; o ya ha decidido de antemano quién va a ganar; o favorece a [inserta aquí la raza del último equipo que te pasó por encima], etc.

Nada de esto es cierto. La verdad es que para generar las tiradas el juego usa Mersenne Twister de Python. Se trata de un código contrastadísimo. Es azar puro, una tirada de dado más auténtica que tu cubilete de parchís. El funcionamiento es muy simple: al principio del partido el juego genera una tabla larguísima de números aleatorios que usarán ambos jugadores durante la contienda. Cuando se hace una acción que requiere tirada, asigna la tirada que toca en la lista, luego la siguiente y la siguiente…sea quien sea el jugador… Y ya está. No hay más.

La respuesta a la pregunta del título, “¿Qué falla en el simulador de dados del PC?” es sencilla: lo que falla es nuestro cerebro. Punto.

Al final todo se reduce a tres verdades difíciles de aceptar.

  1. Por bien que juegues, algunos partidos los perderás por pura mala suerte, porque te tocó la serie de veinte unos que tarde o temprano te tocará si tiras suficientes dados, y contra eso no hay talento que valga (lo peor es que cuando ganes por pura buena suerte, y eso pasará, tu cerebro de primate te engañará y te hará creer que jugaste bien)
  2. La mayoría de tus derrotas se deben a que tu rival fue mejor que tú.
  3. Si pierdes muchos más partidos de los que ganas asume que eres un mal jugador de Blood Bowl.

 

Pero, ¡oye! Si eres un paquete como yo, tómate tu cervecita, disfruta del juego con tus amigos ¡y ríete cuando tu carísimo Bailarín Guerrero se mate en un «A por ellos»

Gracias al usuario del canal discord de liga Hispana, Harlmorl, por la explicación técnica y facilitarme el link a la página de Focus Home Interactive

Andrés Palomino ya dedico una tira en Crónicas PSN a las tiradas de dados

Últimas entradas de kdelamo (ver todo)

Por favor, valora el artículo

Etiquetas: ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu privacidad es importante para nosotros.

Ver más

  • Responsable: Miguel Ciordia González (como persona que consta como propietario del dominio).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a El Cornetín de Gondor que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad