[Reseña] Total War Warhammer 3 5/5 (2)

Por fin llega el último y más esperado título de Total War Warhammer. Se ha hecho esperar, pero Creative Assembly parece que no va a decepcionar a nadie y terminará la saga de Total War Warhammer por todo lo alto. Ya está aquí y en el Cornetín, vamos a daros un breve repaso y opiniones al respecto como mandan los cánones.

El fin de la trilogía

Es raro hablar de trilogías en el mundo de los videojuegos. Y más si hablamos de títulos de estrategia y gestión de recursos. Pero Creative Assembly ha conseguido algo totalmente inesperado con un proyecto que ya tiene más de 5 años. Ha desarrollado un mundo y unas mecánicas con cada nueva entrega, haciendo que esta culmine de una manera espectacular en su última y más esperada de ellas.

Esta vez, los nuevos protagonistas en nuestra historia serán las siguientes facciones: Grand Cathay, Daemons of Chaos, Kislev, Khorne, Nurgle, Tzeentch, Slaanesh y Ogre Kingdoms. Lo que nos brindará aún más formas de hacer que cada una de nuestras partidas se sientan únicas y exclusivas.

Cada una de estas nuevas facciones va a tener sus propias bonificaciones y enfoques, además de giros únicos en el juego, dando especial atención a la personalización de cada ejército con un cariño que jamás habíamos visto con anterioridad.

Las Facciones

No hemos podido comprobar todas las facciones del juego, pero podemos asegurar que su diferenciación y estilo de juego están más que marcadas en cada partida. Primeramente, se nos presentó a Kislev. Un reino regido con mano de hierro al norte del Imperio, donde el frío y las calamidades son el pan de cada día. Aquí, podremos disfrutar de tropas baratas y todoterreno, con una magia de frío espectacular y una caballería basada en los húsares del este de Europa.

A continuación, tendremos a nuestra disposición los cuatro grandes poderes del Caos. Por fin!! Demonios de todas las formas y colores que podamos imaginar. Khorne y su sed de sangre, con sus devoradores de almas y sus demonios especialistas cuerpo a cuerpo. Un ejército enfocado en las distancias cortas que harán más de un estrago al incauto que no los tome en serio. Otro contendiente será Tzeentch y su magia. Un ejército vistoso cuanto menos, enfocado en los proyectiles y fuego mágico. Y con una de mis unidades favoritas, los horrores. Qué maravilloso espectáculo ver esos monstruitos.

A continuación, podemos elegir a Slaanesh. Con su inconfundible movilidad y maniobrabilidad. Pensado para aquellos jugadores con experiencia en la estrategia y en sacar el máximo partido en las posiciones y combos de la batalla. Y por último, al odiado Nurgle. El dios de la podredumbre no se queda atrás y muestra un despliegue de fuerza y capacidad que haría temblar a cualquier ejército con el que se cruce en el campo de batalla.

Además, tenemos a nuestra disposición, de momento, a los Reinos Ogros, un ejército formado por monstruos y temible en combate, y a Cathay, una facción que nunca llegó a existir oficialmente en el mundo de Warhammer, pero que gracias a que Creative Assembly y Games Workshop han trabajado juntos para esta entrega, pudieron formalizarla y darle un trasfondo y personalización únicas. Su campaña es posiblemente una de las más divertidas a la que puedas enfrentarte.

El modo de juego

Lógicamente, mientras que las facciones jugables cambian y pueden aparecer o desaparecer, el núcleo de un juego como Total War rara vez cambia demasiado, y seguirás experimentando la misma fórmula de antaño, cosa que no es mala para nada, pasando tu tiempo dividido entre el exuberante mapa de campaña y las batallas reales.

La primera fase es relajante y bastante simplificada, lo que te permite mover unidades fácilmente, construir tus asentamientos y entrar en chats diplomáticos con otros poderes con los que te encuentres, aunque si eres nuevo en la serie, aún te encontrarás examinando sus muchos. Cuadros de ayuda con bastante frecuencia. No ha cambiado mucho con respecto a otras entregas, pero lo bonito es que siguiendo las mismas pautas, el juego sigue evolucionando y dándote mejores experiencias.

En la batalla es más o menos lo mismo: sigues desplegándote en el campo con una fase congelada en la que organizas tus tropas como quieras, luego tomas el control de ellas como un clásico juego de estrategia en tiempo real (RTS), emites comandos y haces zoom. alrededor del campo de batalla tratando de que todo vaya sobre ruedas.

Eso sí, hemos podido ver mejoras y nuevas ideas frescas al título. Por ejemplo, en los asedios ahora las cosas no están tan encorsetadas. Las ciudades digamos que… es lo más bello que puedes ver hoy en día en un título de guerra. Espectaculares, gigantes, con mil y una forma diferente de dar vida a la batalla. Y además, ahora el defensor puede crear y adaptarse construyendo barricadas, torres defensivas, y un largo etcétera que da vida más que nunca a batallas que antes se podían antojar como monótonas.

El mapa de campaña ha mejorado enormemente, dando pie a emboscadas, paisajes bellos y estratégicos, que da una profuncidad aún mayor, si cabe, a un título como Total War Warhammer.

Opiniones

Como habéis podido comprobar, esta nueva y última entrega se antoja como la mejor de todas. Un peldaño más arriba que el resto. Recolectando lo mejor de cada casa en Total War y añadiéndolo en una culminante campaña, o campañas, en Total War Warhammer III. El juego se ve fresco, y eso era lo más necesario en estos momentos. Una calidad gráfica óptima, y un cuidado y detallado arte y transfondo que hace imposible no adorar a cualquier fan del mundo de Warhammer.

Como todo, tienen algunas sombras como los temidos DLCs que seguro que vendrán, y de momento, la imposibilidad de juntar todas las facciones de la trilogía. Pero todo se andará, como en otras ocasiones, al final podremos disfrutar de una mega-campaña mundial al más estilo Paradox.

Está claro, si eres fan de Warhammer, o te gusta en general otras entregas de Total War, este título es imprescindible. Hay que tener en cuenta que en Total War Warhammer en multijugador, siempre está el factor «magia». Donde esta puede ser demasiado determinante en las batallas, restando importancia a la propia táctica de otros títulos. Pero la ingente cantidad distinta de tropas, su abanico a la hora de decidir, y la experiencia sin duda sobrepasa a los otros títulos de manera clara.

La puntuación es la máxima, igualmente atentos de que es como toda puntuación, subjetiva. Pero está relacionada con juegos de estrategia y lore de Warhammer. Ahora sólo toca una cosa. Disfrutar de horas y horas de juego mientras gozamos de un mundo en expansión que Total War Warhammer nos brinda. Sin duda, estamos de enhorabuena ante un título así.

Ofcastle
Últimas entradas de Ofcastle (ver todo)

Por favor, valora el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tu privacidad es importante para nosotros.

Ver más

  • Responsable: Miguel Ciordia González (como persona que consta como propietario del dominio).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a El Cornetín de Gondor que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.