[Opinión] Dragonflight: el anuncio para World of Warcraft Sin valoraciones aún

World of Wacraft (WoW) ya tiene más de dieciocho años. La empresa que lo creó, Blizzard, ha ido erosionando una reputación, el juego y una compañía a base de venderse a los grandes (Activision) y por una serie de demostradas malas praxis a nivel de la compañía. Con la compra de Microsoft muchos fans se ilusionaron con el futuro y, ahora, en la presentación de la próxima expansión, quieren ver un regreso a tiempos mejores. Será el momento de ver si la mayoría de edad le sienta bien.

 

La opinión es sobre la información que ha ido sacando WoW sobre la nueva expansión. Esto, sin embargo, es un anuncio y puede que ninguna de las características explicadas llegue a la realidad.

El Vuelo del Dragón pretende emular al fénix

Para ello WoW ha querido rescatar una de sus más preciadas joyas, Las Islas Dragón: un elemento mítico en la historia de juego y una de las zonas más deseadas por la comunidad. Sin embargo, no es la primera vez que hacen eso y con Battle con Azeroth también se quiso tirar de “lore” enseñando Kul Tiras (dónde, para completar, la expansión añadió la menos conocida Zandalar) o se dejó en aguas de borrajas la mítica Pesadilla Esmeralda en Legión.

La primera decisión de la expansión es alejarse de cosas más o menos sacadas de la manga, como la actual Shadowlands, Pandaria o la gran odiada por todos: Warlords of Draenor. En la nueva expansión nos dejamos de viajes en el tiempo o de descubrimientos de lugares más o menos inventados para adentrarnos en uno de los secretos de Azeroth: Las Islas Dragón.

WoW, de un tiempo a esta parte, ha intentado recuperar una de las cosas por las que funcionó durante tantos años: escuchar a la comunidad. Eso ha sido siempre un arma de doble filo y sería objeto de otro debate analizar si la propia comunidad sabe lo que quiere. Sin embargo la mejora al respecto se ha notado en pequeños y grandes cambios: un futuro parche con la posibilidad de jugar con amigos de la facción contraria (algo impensable desde siempre), un trabajo de eliminación de alguna de las características más odiadas por la comunidad (como “el poder prestado” o hacer repetitivamente lo mismo para mejorar un arma, objeto o sede) … y un intento de volver a las raíces que se puede ver en cosas más sencillas como el retorno del Árbol de Talentos (ha tenido que tener éxito el regreso de WoW original para quitar el miedo).

Hay una sensación compartida, medio miedo y medio ilusión, en esta nueva expansión. Los cambios se ven incluso en el mismo tráiler cinemático dónde nos hemos alejado de batallas, peleas y epicidades para ver una historia de reconstrucción. La primera vez que pasa esto en cualquier tráiler de WoW. Otro de los cambios notables es que no aparece ningún “malo” final provocando una mezcla entre expectación y suspicacia (eso también pasó en Pandaria). ¿Declaración de intenciones o casualidad? Lo veremos en la expansión.

¿Qué hay de nuevo?

Dragonfligth trae lo esperable por toda expansión: una zona nueva, nuevo nivel (setenta), nuevas mazmorras, nuevas bandas…. En este caso por fin se desvelan Las Islas Dragón.

Una de las características nuevas pasa por reconvertir el odiado “poder prestado”. Ese elemento se arrastra desde Legión y deja de ser el eje principal de la expansión (recordemos en Legión fue el arma artefacto, en Battle for Azeroth las piezas de azerita y en Shadowlands las curias) y se convierte el algo cosmético: convertirte en un jinete de dragones y personalizar tu montura. Creo que es una excelente noticia.

Aparte la gran noticia:  una nueva clase y nueva raza. La información se ha desdibujado un poco cuando se ha entendido que la nueva clase, Evocador, es exclusiva de la nueva raza, Dracthyr, y viceversa. De todas maneras para mi sigue siendo una buena noticia aunque hubiese preferido que la raza pudiera tener las tres especializaciones: tanque, daño y sanador y no sólo las dos últimas. Sobre todo porque la dupla Evocador-Dracthyr se convertirá en la manera más rápida de introducir nuevos jugadores.

A partir de aquí tenemos viejas promesas, como el conseguir unas profesiones útiles por fin. ¿Conseguirán el ansiado objetivo? Parece difícil ya que los intentos de reformular el sistema no han acabado de dar en el clavo. Parece fácil, simplemente tener equipo de nivel alto fabricable, independiente de las mazmorras (algo inferior a ellas, para que no pierdan sentido), pero aquí estamos. El añadido de los pedidos, aunque no se ha explicado del todo, puede llevar a otro buen momento: que tu puedas encargar objetos a partir de tus propios materiales. Entre esas viejas promesas falta la casas para personajes; algo que los competidores del WoW (Lost of Ark) han conseguido. Claro que si fuéramos estrictos eso ya se hizo en la gran odiada: Warlords of Draenor.

Cómo decíamos la noticia ha sido muy bien recibida. Veremos si la nueva expansión consigue una nueva vida para el WoW o acaba de darle la puntilla.

Por favor, valora el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tu privacidad es importante para nosotros.

Ver más

  • Responsable: Miguel Ciordia González (como persona que consta como propietario del dominio).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a El Cornetín de Gondor que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.